La Praxis

 

La Práctica Experimental y la importancia del Role-Play

“El único modo de saber si los planes son buenos o malos es poniéndolos en práctica”

En nuestro método intentamos realizar un enfoque totalitario que cubre todas las expectativas de las personas que nos recurren .No cabe duda que,para sanar una tara de la mente o emoción errónea,tenemos que trabajar con técnicas de liberación y reprogramación que requieren un entramado íntimo y personal.Hemos visto que ésto se efectúa mediante el análisis psicológico y el procedimiento de la meditación ,que permiten desbloquear el sentimiento negativo y elaborar nuevas pautas de conocimiento.Basándonos en la filosofía meditativa respiratoria,alcanzamos estados puros del ser y fabricamos patrones creativos del pensamiento.Pero de nada sirve interiorizar una emoción,si después no es “experimentada”; cuando mejor se comprende un sentimiento, es cuando se “vivencia” y se enmarca dentro del terreno de la potencialidad del día a día.

Aquí es donde juega un papel decisivo la técnica aplicada del Role-Play. El “Role-Playing”  ,que tambien conocemos como “simulaciones” o “dramatizaciones”, consiste en que una persona (o un grupo de personas ) representa una situación o caso específico de la vida real,actuando según el papel que se le ha asignado,y de tal forma que la circunstancia resulta auténtica y veraz.A través del desempeño de roles y la representación del caso típico,se vive la experiencia de forma real y visible, por lo que se comprende mejor la situación y es posible reconocerla de un modo más empático y esclarecedor,que va más allá del recuerdo,la evocación o la visualización intelectual.

 

role-playing

La técnica del Role-Playing es más recomendable incluirla en los talleres de trabajo colectivos con una duración más o menos respetable,ya que permite interactuar de forma lúdica en dinámicas grupales y poner en práctica ejercicios creativos para el entretenimiento de los alumnos.Como toda técnica,requiere su elaboración y unas determinadas pautas para proceder correctamente. La imaginación, la expresión verbal, la originalidad y el ingenio son primordiales para el adecuado desarrollo de este trabajo.La dinámica de grupo ,como en los típicos “Juegos de Rol”  que muchos de nosotros conocemos ,requiere al menos de dos personas:quien interpreta el papel o “ejecutor” y la persona encargada de dirigir el hilo argumental y establecer las pautas del juego ,que será el “facilitador”. Como los Juegos de Rol ,aquí tambien  se sustituye el concepto de competición por el de colaboración.No se trata de ganar ni obtener victoria alguna;en su lugar,participamos de forma constructiva para testear nuestras actitudes.Pero a diferencia de los anteriores,nos ceñimos a situaciones reales o emociones concretas del individuo,trabajamos una fase propia y particular a lo largo de la vida de una persona,según su nivel de preocupación ,interiorización y desarrollo vivencial.Dejando a un lado fantasías,encuadres de ciencia ficción o la historieta de aventuras,las pautas a seguir son mucho más específicas, técnicamente adaptadas al crecimiento personal.

Unos ejercicios prácticos de experimentación de emociones suponen el mejor complemento a las pautas metodológicas más mentales introducidas dentro del procedimiento completo.Primeramente, porque se integran los conocimientos de forma más funcional,como si realmente los estuviésemos utilizando en nuestro día a día.Nos ponemos ” en el lugar” de la persona,del caso,de la circunstancia…Además, el grupo de posibles observadores puede compenetrarse y fundirse con el proceso,despertando el interés,motivando su participación y manteniéndolo expectante.Y es que la representación escénica provoca una vivencia común a todos los presentes que permite además discutir el problema con empatía y conocimiento,debido al poder participativo de la experiencia.La labor lúdica hace que el grupo se divierta,aprenda a asumir retos más fácilmente “in situ” ,y sea capaz de establecer pautas de conducta y relaciones sociales.Por eso,no debemos dejar de dar rienda suelta a la creatividad de las dramatizaciones ,y es muy necesario incluirlas en forma de ejercicios a realizar en talleres y cursos.Practicando y experimentando es como mejor se asimilan las ideas.

Procuro adaptar diferentes ejercicios de roles y estrategias de juego  ,según se trate de una fase liberadora puramente terapeútica :cartas de perdón,dinámicas familiares,discusiones de pareja… ;o bien, tengamos que recurrir a la fase de atracción de lo positivo (relatos periodísticos,historias de hazañas,cambio de personalidades,viajes fascinantes…)La representación ha de ser  libre y espontánea, sin uso de libretos ni de grandes ensayos. Aún así,como ya hemos citado,la técnica requiere  de cierta habilidad y madurez personal ,sobre todo teniendo en cuenta que asumimos los conceptos de creatividad,participación,empatía y franqueza.

Llevar a cabo este tipo de ejercicios conlleva una serie de beneficios en forma de objetivos señalados que procuro transmitir en mis talleres de aprendizaje :

¿Por qué se debe practicar Role-Playing?
  • Se mejora la capacidad crítica,analítica y reflexiva del alumno,así como su capacidad en la resolución de conflictos.
  • Motiva a las personas desde una base de entretenimiento práctico y aprendizaje espontáneo.
  • Acerca al paciente a su realidad ,lo que le otorga un papel protagonista y responsable para poder digerirla con mayor exactitud y modificarla a su antojo.
  • Resulta una herramienta eficaz  en la comprensión de contenidos teóricos, psicológicos y mentales.
  • Fomenta la comunicación en el grupo,la participación y el sentido de las relaciones sociales.
  • Evalúa habilidades colectivas como la empatía ,la tolerancia y la cooperación.
  • Contribuye a que cada persona se conozca mejor así misma ,tomando conciencia de su lado reprimido y aceptando todo el potencial latente.
  • Favorece las facultades mentales:creatividad,imaginación,la riqueza expresiva,cálculo mental,habilidades de negociación…
  • Aminora miedos y angustias,ya que el hecho de “poner en situación” a la persona,anticipa resultados.
  • Facilita la consecución de objetivos personales como si ya estuviesen cumplidos.
  • Por último,crea esquemas de comunicación útiles,tanto para los que reprimen emociones, como para aquellos que precisan expresarlas con más nitidez.

 

Los Juegos de Roles y su desarrollo

A la hora de llevar a la práctica una estrategia,debemos seguir un proceso que consta primordialmente de tres fases básicas:

  1. PREPARACIÓN DE LA ESCENA Lo primero es delimitar el objetivo de la representación,lo que queremos conseguir con ello.Teniendo clara la meta,ya es cuestión de seleccionar la situación adecuada,los personajes que entran en escena,los recursos y materiales auxiliares destacados y el plan de evaluación resultante.Podemos hacer que todo el grupo entre en acción ,o preferir una parte que haga de espectador y sea capaz de supervisar la experiencia.Es importante en todo momento ser claro en el encuadre:el facilitador debería aportar las pautas de entrenamiento adecuadas,dejar a los participantes que vayan aclimatándose al papel unos minutos previos y coordinar el ejercicio mediante reglas de conducta idóneas.Se trata de motivar al grupo,principalmente.
  2. EJECUCIÓN “IN SITU”  La escena es representada lo más natural y espontáneamente posible.Antes,el tutor ha preferido regirse por datos exactos de los personajes,o bien ha optado por dejar al grupo ser más libre y creativo a la hora de definir los roles.Es importante en esta parte seguir la trama con detalle para saber comentar después lo más interesante.No es conveniente interrumpir el drama,salvo razones de fuerza mayor.Lo más importante es ejecutar todo con naturalidad y observar fijamente las actitudes de los personajes.La duración adecuada es la que considere el propio facilitador,aunque digamos que un periodo oscilante entre 20 minutos y 1 hora es lo más recomendable.Como lo normal es dejarse llevar por la improvisación,podríamos anticipar cuestiones,crear finales sorprendentes,dejar un fin en suspenso… Lo más importante es conseguir la idea general por la que el juego es realizado.Una vez todos captemos la esencia,no es preciso alargar mucho más la dramatización.Huelga decir que cuando se ejecuta un proyecto,se deben dar las condiciones ambientales adecuadas en cuanto a espacio y recursos.Podemos finalmente ,grabar la ejecución en video o tomar notas pertinentes.
  3. EVALUACIÓN Y DEBATE No deberiamos obviar esta parte como algo opcional.Es tanto o más importante que las otras ,ya que discutiremos si hemos entendido el mensaje ,los errores cometidos,si los propios personajes han asimilado el comportamiento y cómo se han sentido mientras actuaban,las formas de mejorar la actitud…Ésto es válido tanto para los propios personajes,que evalúan como se han venido sintiendo y justifican su desempeño,como para el mismo tutor, que interroga a los actores y discute el desarrollo.Los  espectadores -en caso de que los haya- podrían proponer otras formas de reacción y sugerir distintos finales.Si se ha grabado en video la escena o se han tomado apuntes,será más fácil retomar los puntos candentes para evaluarlos mejor.Cuando más o menos haya un consenso común ( o un entendimiento entre el director y los actores),en la mano del facilitador está repetir el juego,para mayor amplitud de miras y corrección,o asumir que la finalidad está sellada.Está parte es doblemente importante ,porque de nuevo sacamos provecho de las dinámicas de grupo para puestas en común:respetar turnos,saber escuchar,negociar puntos de acuerdo,participar abiertamente para expresar ideas,polemizar sin imponerse,incentivar al tímido ,etc…Intentemos no alargar mucho esta parte -no más de un cuarto de hora-, y tengamos en cuenta que no se trata de discutir si uno es buen o mal actor o las aptitudes escenográficas,sino el nivel participativo y lo que cada uno es capaz de conseguir con ello.

 


“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos…Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida… antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos…” ( Charles Chaplin )

 

En lo que respecta a mi papel como facilitador,es importante introducir este tipo de prácticas dentro de un clima de conocimiento de los participantes(talleres continuados,cursos avanzados o sesiones de terapia prolongadas).Ésto implica un mayor conocimiento de cada persona y por consiguiente,una mayor destreza a la hora de seleccionar los roles adecuados para cada perfil y sus necesidades concretas.Los ejercicios iniciáticos deberían ser menos marcados en cuanto pautas, con el fin de  posibilitar la improvisación .Asimismo,es conveniente hacer grupos evaluadores (espectadores)más adelante,a medida que uno vaya tomando terreno en las técnicas de actuación como protagonista.Que el director proponga unas pautas no quiere decir que no tenga en cuenta la opinión del participante.Las impresiones han de ser mutuas en aras del buen desarrollo del ejercicio.Incluso se pueden negociar situaciones o finales complementarios,alternativas diferentes para llegar al meollo.

El facilitador procurará ,en la misma linea,explicar aquello a lo que debemos dar más importancia y cómo tenemos que enfocarlo.En ningún momento tenemos que pasar por alto la finalidad terapeútica de la experiencia,forzar situaciones que no queremos u obligar a los participantes a hacer algo en lo que no crean o que realmente no deseen cumplir.Tampoco se trata de juzgar a las personas ,burlarse de ellas o exagerar sus actos.El debate a de ser conciliador y abierto.Es de rigor hacer ver que no se trata de una obra teatral ,sino de un “juego de roles” que enseña actitudes -podemos reirnos y pasarlo bien;pero no como un fin en sí mismo…No resulta,en última instancia, fácil monitorizar este tipo de técnicas.Se requiere de buenas dosis de tacto,empatía,ingenio y capacidad de observación .Y si asimilamos la técnica con propósitos discordantes,no cabe duda que fracasaremos en el intento.Así pues,siempre tengo en mente introducir la práctica en situaciones que lo requieran -no siempre es útil para el caso- ,y siempre teniendo en cuenta las necesidades de los sujetos pacientes ,con el fin de  no herir sensibilidades y permitir que comprendan la misión subyacente a cada pauta de trabajo.

Ejemplos de Dinámicas de Grupo

Los ejercicios de roles tienen ilimitadas posibilidades y pueden ser amoldados a múltiples casos de acción.Aquí intento reflejar algunas muestras para su desarrollo en cursos y talleres.Algunos de ellos ya se han llevado a la práctica con éxito:

Escribir cartas del perdón

Problemas y roles de familia

Reconciliaciones de pareja

Entrevistas de trabajo

Dar una charla en público

Concesión de un crédito

Superación de una prueba

Ascenso laboral

Reconocimiento social

Arreglar malentendidos con amigos

Reencuentro social importante

Dominar enfermedades y adicciones

Tener una personalidad y aspecto deslumbrante

Ser adinerado y tener éxito

Cambios sustanciales de residencia…

 

 

¿Te gustan los contenidos de esta web? Puedes compartirlos en tus redes sociales favoritas ¡¡Comparte y disfruta!!

 

No se admiten más comentarios