La Dieta Alimenticia

Remedios Naturales contra la Ansiedad - Los Hábitos Alimenticios - La Dieta contra la Ansiedad

“Nuestra comida debería ser nuestra medicina y nuestra medicina debería ser nuestra comida.” (Hipócrates)

Sabemos perfectamente que una dieta sana y equilibrada mejora considerablemente nuestra calidad de vida.Lo sabemos,pero la mayor parte del tiempo no lo tenemos en cuenta.No deja de ser un error no prestar atención a la alimentación,ya que podría ayudarnos a superar muchos problemas de salud.Se sabe también que la ansiedad y la comida están muy relacionadas,y no sólo haciendo referencia a todos esos malos hábitos alimentarios que derivan de los trastornos,como comer compulsivamente para intentar calmar los nervios,sino que también está demostrado que determinados alimentos ayudan a relajarnos y mantener un estado de ánimo más positivo.Lo que comemos tiene efectos directos sobre cómo nos sentimos física y emocionalmente.

Los problemas de ansiedad pueden ser incrementados por un bajo consumo de vitaminas del grupo B y alimentos que contienen triptófano,un aminoácido que regula  los niveles de serotonina,así como por una deficiencia del consumo de magnesio.Para mantener a raya la enfermedad,así pues,debemos centrar nuestra dieta en estos tres elementos:el Magnesio actúa como relajante muscular, y lo hace directamente sobre el ritmo cardíaco;el Triptófano actúa sobre la producción de serotonina,lo que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo y a calmarnos en las situaciones tensas;la Vitamina B  contribuye a conseguir la energía necesaria diariamente.

Hay además otros nutrientes específicos que ayudan al funcionamiento del organismo para estos casos:los alimentos con Calcio bajan la presión sanguínea,fortalecen los músculos y mejoran las transmisiones nerviosas;y el Ácido Alfa-Linolénico (familia Omega 3),que aumenta considerablemente el tiempo de coagulación de la sangre,mejora el rendimiento mental y reduce notablemente los estados depresivos.

Una parte de la ansiedad que experimentamos podría ser debida al consumo de distintos estimulantes,sustancias aditivas,o alimentos contraproducentes,que lo que hacen es desencadenar en nuestro organismo oportunidades para que estemos más tensos.A continuación,ofrezco un listado de los alimentos más recomendables para sobrellevar la ansiedad,y aquellos más perjudiciales que no ayudan en nada a tu recuperación.


Los alimentos con los nutrientes necesarios para combatir la ansiedad


-Frutos secos (almendras,nueces,avellanas)

Legumbres (lentejas,frijoles,garbanzos)

-Verduras (espinacas,acelgas,alcachofas,espárrago,brécol,nabo,lechuga)

-Carbohidratos integrales (pan integral,arroz integral,pasta integral)

Cereales integrales (avena,trigo integral)

La carne de aves (pavo)

El pescado (atún,salmón)

-Productos lácteos (leche descremada,yogurt descremado)

-Huevos

-Frutas  (piña,plátano,aguacate)

Miel

Queso Fresco

-Zumos naturales de frutas,zumos de hortalizas

-Infusiones no estimulantes

-Aceite de sésamo,de soja,de linaza


Los alimentos con los nutrientes perjudiciales que conviene evitar a toda costa


-Refrescos

-Galletas,pasteles y dulces elaborados,productos de pastelería y repostería industrial

-Embutidos

-Lácteos con nata 

-Queso graso y mantequilla grasa

-Leche entera y condensada

-Helados y cremas 

-Carnes grasas

-Estimulantes y cafeína (té,café,refrescos)

-Alcohol y tabaco

-Exceso de sal y azúcar 

-Picante 

Aditivos,salsas,conservantes,sabores artificiales,alimentos precocinados,comida rápida

-Frituras,rebozados,guisos y estofados cuantiosos


Los estados de ansiedad implican un gran desgaste físico y mental,y por tanto puede ser recomendable la toma de ciertos suplementos de vitaminas y minerales,siempre bajo la supervisión o asesoramiento de un especialista.Hay que ser ,sin embargo, muy cautos al respecto,puesto que algunos complejos vitamínicos, que se anuncian como indicados en estados carenciales,incluyen en su fórmula sustancias excitantes,tales como el Ginseng o el Guaraná,los cuales pueden justamente provocar o agravar un cuadro de ansiedad.Por otro lado,las bebidas que conocemos como energéticas suelen contener estimulantes como la cafeína y la taurina,o los ya comentados extractos de Ginseng o Guaraná,por lo que resultan tan poco recomendables como el café o el té.Suplementos alimenticios adecuados serían el aceite de germen de trigo,la levadura de cerveza,complementos de Omega 3,o complejos vitamínicos compuestos de Vitamina B (Tiamina,Niacina,Riboflavina,Piridoxina,Ácido Fólico,Cobalamina)


¿Cómo comer? Las pautas alimenticias 

dieta-ansiedadEl estrés y la ansiedad pueden agravarse no sólo por lo que se come,sino también por la forma en que se hace.Es aconsejable pactar con un especialista unas pautas o,en su defecto,llevar a cabo un programa personal de alimentación que determine la calidad de nuestros hábitos alimenticios.Respetar estos hábitos te ayudará a asimilar adecuadamente la comida,favorecerá la absorción de nutrientes y te evitará molestias digestivas e intestinales.Y por supuesto,es importante tener una dieta variada que asegure el consumo de todos los nutrientes esenciales necesarios para mantener una salud buena,y también para poder manejar mejor nuestra ansiedad y regular el estado de ánimo.Hay que evitar a toda costa las dietas para adelgazar,carentes de los componentes necesarios, y las comidas exiguas, a falta de aportes esenciales.Finalmente,una buena organización de las comidas en horarios y dosificación puede evitar graves problemas de conducta que podrían desembocar en enfermedades como la anorexia y bulimia.


Con respecto a la forma en que se come,se recomienda lo siguiente:


  • No comer demasiado rápido,mientras anda o realiza movimientos
  • No mezclar los platos ni hacer combinaciones raras
  • Evitar a toda costa los atracones por angustia o lo contrario,la total falta de apetito
  • Masticar la comida muy bien unas cuantas veces por bocado
  • No comer en exceso o hasta el punto de sentirse hinchado
  • Mantenerse hidratado pero no excederse en cantidades de líquido durante la comida
  • Realizar varias comidas al día (entre tres y cinco) que no sean copiosas
  • Repartir las comidas regularmente a lo largo del día.Planificar los menús y respetar los horarios de comida
  • Empezar el día con un buen desayuno y terminarlo con una cena ligera 

 


¿Te gustan los contenidos de esta web? Puedes compartirlos en tus redes sociales favoritas ¡¡Comparte y disfruta!!

No se admiten más comentarios